Psicoterapia de pareja

Psicoterapia de pareja

¿Por qué es necesaria?

La pareja es un proceso de relación en el que intervienen dos personas con sus diferentes individualidades. Lograr que esa relación sea armoniosa implica, además de amor, de cariño, de comprensión y de respeto mutuo, un nivel suficiente de madurez personal, y la comprensión y el suficiente esfuerzo para realizar los acoples necesarios que facilite la armoniosa convivencia.

La relación lleva consigo vivir momentos agradables, pero también afrontar otros aspectos como la salud, el trabajo, las relaciones con las respectivas familias, las relaciones con terceras personas, la educación y la formación de los hijos —en el caso de tenerlos—, etcétera.

Muchas parejas afrontan y solventan favorablemente estas situaciones, lo que les fortalece y les une más; otras no lo consiguen, apareciendo entonces las dificultades en la convivencia que, a lo largo del tiempo, puede desencadenar el enfrentamiento, el distanciamiento, la crisis, e incluso la ruptura de la pareja.

La falta de un esquema claro de lo que es una relación de pareja, la lucha de poder, los enfrentamientos desencadenados por caracteres personales divergentes, así como las diferencias de criterios en la educación-formación de los hijos puede llevar con el tiempo a la pérdida de la armonía en la relación.

Tratamiento

Tanto el asesoramiento como la psicoterapia de pareja tratamos de ayudar a los cónyuges a identificar los elementos conflictivos para abordarlos, tratar de superarlos y restablecer la relación de concordia convivencial, y a manejar adecuadamente los sentimientos, las emociones, las actitudes, las reacciones y los comportamientos. La terapia de pareja se enfoca a la resolución de conflictos, a producir cambios personales para mejorar la relación, y a lograr la conciliación, y para ello es necesario el compromiso mutuo de trabajo por parte de ambos conyugues.

En la terapia de pareja, a través de la Reestructuración Cognitivo-Conductual-Emocional, nos centramos en mejorar la comunicación, los sentimientos, las emociones, las actitudes, las reacciones y los comportamientos, y en dotar a la pareja de más recursos personales para afrontar y resolver los conflictos de forma más constructiva y eficiente

Pasos a seguir

  • El diagnóstico. La identificación y la clarificación de las situaciones problemáticas para comprender las circunstancias que motivan la demanda.
  • El Planteamiento Terapéutico. Establecimiento de una guía de asesoramiento e intervención para mejorar y solucionar aquellos aspectos que están afectando negativamente a la relación; y la cadencia de las sesiones.
  • El seguimiento para consolidar los logros obtenidos.